Nuestras especialidades

Mujeres y hombres, con unos valores en común, a su servicio.

Director/a de residencia

Se encarga de garantizar la gestión operativa del centro y promover su funcionamiento y la calidad de sus servicios —en colaboración con los departamentos y recursos de la sede y la dirección regional—, define las orientaciones estratégicas y pone en marcha el proyecto del centro mediante la gestión de sus equipos, además de velar por la adecuada atención del residente a lo largo de toda su estancia.

Médico/a coordinador/a

Esta figura, que rinde cuentas al director del centro, garantiza la atención geriátrica y pone en marcha el proyecto general de cuidados mediante la gestión del equipo médico, la coordinación de los profesionales médicos y paramédicos autónomos, la información y la formación de los equipos, así como la valoración del grado de dependencia de los residentes. Su opinión es necesaria en todos los nuevos ingresos. También participa en la prevención de riesgos sanitarios en el marco de la residencia.

Enfermero/a coordinador/a

En estrecha colaboración con el médico coordinador, gestiona al equipo sanitario, coordina y supervisa el trabajo del mismo, garantiza la trazabilidad de los tratamientos y es ejemplo de buenas prácticas para sus empleados. Garantiza la calidad, la continuidad y la seguridad de los cuidados en la residencia. Además, participa en la elaboración del proyecto general de asistencia y vela por su aplicación.

Auxiliar de enfermería

Dentro del equipo de atención sanitaria, el o la auxiliar de enfermería se encarga de acompañar al residente en su día a día (tratamientos, actividades lúdicas o con fines terapéuticos, etc.) para velar por su comodidad y preservar su autonomía. Se encarga del seguimiento y la trazabilidad de los cuidados que se le confían y participa en la elaboración del proyecto de vida personalizado de los residentes y en la misión de calidad.

Responsable de hostelería

Al cargo del proyecto hostelero, el responsable de hostelería responde en última instancia de la calidad de este tipo de prestaciones. Gestiona al equipo de hostelería, participa activamente en la ejecución del proyecto del centro y en la misión de calidad de la residencia. Su campo de acción también abarca la bienvenida y el acompañamiento de las visitas a la residencia.

Agente de servicio hostelero

Bajo la supervisión del responsable de hostelería, el agente de servicio hostelero vela por la comodidad y el bienestar de los residentes a través de unas prestaciones de calidad. Se encarga de la limpieza y la correcta distribución de los espacios comunes de la residencia, además de gestionar el servicio del restaurante y acompañar en las comidas a los residentes más delicados de salud. Actividades paramédicas

Actividades paramédicas

Ya sean trabajadores en plantilla o autónomos, los profesionales paramédicos participan en el mantenimiento y desarrollo de las capacidades físicas y psíquicas de los residentes. Fisioterapeutas, psicólogos, ergoterapeutas, terapeutas psicomotrices o logopedas... todos ellos ayudan a nuestros mayores más delicados.

Animador/a

A cargo de la elaboración y la coordinación del proyecto de animación, propone actividades variadas y estimulantes para entretener a los residentes, reforzar sus vínculos sociales y mantener su autonomía. Su objetivo es satisfacer las expectativas individuales en términos de animación y posibilita colaboraciones para reforzar la integración de la residencia en su entorno local y abrirla al exterior.